Dime, bruja que destellas

Elaine Vilar Madruga

¿Cuál ha sido el trabajo de las princesas desde que a su tátara-tátara abuela se le ocurrió pincharse el dedo con la punta de una aguja? Tras el año Dume sobreviene el año Telde, y cada princesa sabe que a partir de su cumpleaños número dieciséis dormirá y dormirá por mucho, muchísimo tiempo. Iyala no puede aceptar estos disparatados designios, como tampoco resiste sonreír incesantemente a esos caballeros que parecen pedazos de hojalata en sus armaduras y arrastran ensangrentadas cabezas de dragones como trofeo.

(0)
$3.99
  • E-book
  • Portada de papel (+28.51)
ComprarLeer un fragmento

Compartir

Comentar

Libros relacionados

Cargando...